CONTACTO


♦ EL ALGA: de pie por parejas, una persona de las dos se convierte en un alga del mar con los pies fijos en el suelo a modo de raíces, la otra hace de mar moviéndole las diferentes partes del cuerpo en diferentes sentidos, dejando cada vez que el alga recupere la posición inicial (derecha) tras cada movimiento.
Todos los movimientos son lentos, tal y como sucede realmente bajo el agua con la resistencia que ésta ofrece.

FLOR Y ABEJA: por parejas, una persona de las dos se convierte en semilla de girasol y la otra en abeja. Haciendo cada una los movimientos correspondientes, la semilla se va desarrollando poco a poco desde el suelo hasta que lentamente crece la planta para finalmente florecer con un girasol. La abeja revolotea alrededor de la semilla-planta-flor posándose, dando vueltas alrededor de ella, absorbiendo el polen, etc.

♦ ESPALDA CONTRA ESPALDA: por parejas, las dos personas más o menos de la misma altura o separando las piernas la persona más alta de las dos para quedar más o menos a la misma medida, unir espalda con espalda. Sin hablar, descubrir la espalda de la pareja con la propia espalda, incluyendo zona del cuello y nalgas.
Es un juego que requiere confianza en el grupo y sus participantes. Si hay personas que se incomodan con el contacto físico, dejar que sigan el ejercicio a su ritmo; tal vez estarán más bien separadas de la espalda de su pareja que en contacto con ella.
Sobre este ejercicio se puede trabajar después en rueda para hablar sobre lo que representa el contacto físico para cada participante.

TOQUES EN LA CARA: por parejas una persona frente a la otra, empieza una dando toques con las yemas de los dedos en la cara de la otra quien estará con los ojos cerrados. Se trata de hacer sentir a la pareja su cara con estos toques que serán suaves tipo percusión, presiones, movimientos circulares, otros, insistiendo en las zonas donde se detecte tensión.

MASAJE EN TRIADAS: una persona se tumba boca abajo o boca arriba, las otras dos se "reparten" el cuerpo de la que está tumbada, bien un lado cada una, bien de la cintura a los pies una y de de la cintura a la cabeza la otra.
Con diferentes músicas que sonarán durante 2-3 minutos cada una, masajear con diferentes movimientos a la persona tumbada según motive cada música. Se puede empezar con música clásica para pasar luego a cantos de coro o gregorianos, a una música más rítmica, a percusión, de nuevo más suave, de meditación y acabar con una nana en la cual ya no se masajea a la persona  sino que ésta permanece sintiendo y apreciando las sensaciones que haya experimentado.

MASAJE DE LOS CUATRO ELEMENTOS: de pie por grupos de tres, una persona se pone en el centro y las otras dos se ponen una enfrente y una detrás de la que está en el centro para hacerle los siguientes masajes: tierra (percusión con nudillos), fuego (pellizcos suaves), agua (pasando las manos desde la cabeza hasta los pies), aire (pase de manos sin tocar enviando energía).

♦ ACTIVACIÓN CORPORAL EN TRIADAS: de pie por grupos de tres, una persona se pone en el centro y las otras dos le van moviendo / estirando / sacudiendo las diferentes partes del cuerpo activándolas.
Se puede realizar al ritmo de diferentes músicas.

♦ LA DUCHA: por grupos de cuatro o cinco personas, una se pone en el centro relajando el cuerpo y con los ojos cerrados y las demás se ponen repartidas alrededor para hacerle la ducha pasándole agua, champú, jabón, aclarando y secando. Para hacer la ducha más divertida, puede incluirse también hidromasaje, radio (alguien del grupo hace de radio), aclarado con agua fría, etc.
Es una dinámica en la que el contacto es muy importante por lo que conviene constatar previamente si el grupo se presta a la experiencia.

♦ LA LLUVIA: por grupos de cuatro o cinco personas, una se pone en el centro relajando el cuerpo y con los ojos cerrados y las demás se ponen repartidas alrededor: si el grupo es de cinco, se pueden repartir una a cada lado, una enfrente y una detrás. Las personas alrededor pasan las yemas de sus dedos desde la parte alta del cuerpo de la persona del centro hacia los pies, como si se tratara de una lluvia fina.
Es una dinámica en la que el contacto es muy importante por lo que conviene constatar previamente si el grupo se presta a la experiencia.

EL ASTRONAUTA: por grupos de cinco o seis personas, una se tumba sobre el suelo boca arriba y las demás se distribuyen -colocándose de manera cómoda- de la siguiente manera: una en cada extremidad y una en la cabeza (opcional).
La persona tumbada se relaja y las otras personas mueven cada una la extremidad que le corresponde, más la persona de la cabeza, movilizando cada parte suavemente, en diferentes sentidos, como si se tratara de un astronauta en el espacio.

♦ MASAJE EN RUEDA: en tren rueda, de pie o sentados, masajear a la persona de delante desde la cabeza hasta los pies si las personas están de pie o hasta la espalda si están sentadas. El que recibe puede indicar si quiere más o menos presión en el contacto, si hay alguna zona que no quiere que le masajeen...
Después del tiempo necesario, girar todos para dar masaje de quien se ha recibido.
Una variante es hacer dibujos-masaje en la espalda de la persona que recibe según indique el facilitador: dibujar un paisaje de mar / de montaña / el desierto / un tigre / fuegos artificiales / cualquier otra propuesta que se pueda aplicar.

♦ MANO CON MANO: andando por el lugar, las personas sólo pueden avanzar tocando con sus manos otras dos manos de dos personas diferentes cada una. De esta manera, suelta una mano para ir a encontrar otra y así sucesivamente.

EL "DONUTS": antes de dar inicio a esta dinámica, preguntar si hay alguien con algún problema de rodillas que le impida soportar peso.  Para estas personas, decirles que no participen esta vez y esperen al siguiente juego.
De pie en tren-rueda, comprobar primero si hubiera mucha diferencia de peso corporal entre las personas poniendo las que pesen mucho más una detrás de otra, ordenándolas de mayor a menor peso.
Con las manos en la cintura de la persona de delante, los participantes se juntan lo máximo posible para pasar sus manos a la cintura de la siguiente persona de delante, es decir, dos por delante de ella. Las personas tienen que quedar pegadas una con otra -parte de delante de una con la parte de detrás de la siguiente y así todas- CADERAS HACIA DENTRO, es decir, que no queden las caderas hacia fuera de la rueda.
Cuando el facilitador cuente hasta tres, todas las personas a la vez se sientan como si lo hicieran en una silla, quedando todos sentados en las piernas del compañero de detrás. Mantener unos segundos sólo y contando hasta tres, todos a la vez se levantan.
Una variante, si las personas han quedado bien sentadas y están cómodas, es que levanten los brazos en esa posición. Para volverse a levantar, colocar de nuevo las manos en la cintura.
Es una dinámica en la que hay mucho contacto y requiere que los participantes estén dispuestos a ello.

LA SERPIENTE: formar una serpiente (tren) entre todos y luego tocar y oler cada uno a la persona que tiene delante. A la señal del facilitador, cerrar los ojos, deshacer la serpiente y dejar que anden por el lugar un rato. De nuevo a la señal, volver a formar la serpiente con los ojos cerrados, reconociendo por el tacto y el olor a las personas con el fin de encontrar la que va delante de cada uno.

ROBOTS: el grupo se divide en dos subgrupos. Los participantes de uno de los subgrupos se convierten en robots y el facilitador le dice al oído a cada uno -sin que lo oiga el otro subgrupo- dónde tiene el botón de encendido-apagado.
A la señal, los robots se ponen en marcha por el lugar y los que no son robots, tienen que descubrir dónde está ese botón, tocándoles por el cuerpo. Cuando alguien lo descubre, puede jugar con ese robot a ponerlo en marcha y pararlo.
Tener en cuenta si el grupo presenta resistencia al contacto físico o no hay la suficiente confianza entre los participantes, pues en ese caso puede que no sea el juego adecuado o conviene indicar puntos de encendido-apagado fáciles, tipo detrás de la oreja, punta de la nariz, entrecejo, punta de un dedo de una mano...

ESCONDER Y BUSCAR PAPEL: repartir a todos los participantes una pequeña hoja de papel y algo para escribir. Decirles que escriban una o varias cualidades que tengan o deseen desarrollar, tras lo cual deberán doblar el papel varias veces hasta que quede muy pequeño.
Ahora se ponen por parejas, espalda con espalda y se pide que uno de los dos cierre los ojos. El que queda con los ojos abiertos se esconde el papel en alguna parte de su cuerpo.
Cuando el facilitador marque tiempo, el que tenía los ojos cerrados busca el papel "cacheando" el cuerpo del otro hasta encontrarlo. Cuando lo tenga, lo abre, lo lee y siente la impresión que le provoca al ver las cualidades escritas. Luego hacer cambio.
Como se trata de un juego en el que puede haber mucho contacto por el tema de cachear, comprobar que el perfil del grupo se presta.

♦ PASILLO DE CARICIAS: se reparten las personas en dos filas, quedando una enfrente de la otra con el mismo número de participantes cada una, formando un pasillo. De una en una, pasa cada persona por el pasillo, desde el principio del mismo, y los demás le hacen caricias y mimos.
Si el pasillo es largo, puede hacer sólo el recorrido de ida. Si es corto porque el grupo es pequeño, puede hacer el recorrido de ida y de vuelta. Al acabar de pasar, vuelve a su sitio o se pone al final desplazándose la fila un lugar.
Las personas pasan alternando una de una fila y luego otra de la otra fila.